LETRAS CON ARTE

María Lourdes Flores Navarro      Título: Arrebatos noctámbulos

         La noche se prestaba para lo que se me antojara hacer. Siempre ha sido mi inspiración, es más, soy otra mujer, completamente diferente. Esta vez quiero verme seductora, quiero y deseo seducir a mi manera, a unos dos hombres de la edad que sean, ni les preguntaré cuántos años tienen.
         El verano lo llevo en la piel, yo misma me provoco para sentirme más mujer. Me maquillo sin exagerar, pero sí, que se noten mis labios y mis grandes y expresivos ojos, que lucen color negro acerina. Vestido verde botella con un hombro al descubierto, perfume con feromonas, según me dijeron, provocativo sin molestar. Todo me hizo sentir muy segura.
         Cuando llegó la hora de salir, mis amigas me piropearon ¡Wuauw! Letty que bien te ves! y de ahí para adelante. Mi cabellera a los hombros, se movía con la brisa que venía del mar. Fuimos al antro que mejor fama tenía y que estaba de moda” El 2 +2”. Muy agradable en su ambientación, su música, las luces todo perfecto. Todas bailamos, la diferencia fue que el joven que me tocó a mí, no me soltó toda la noche.
         ¿Salimos a la terraza? -dijo Jaime- aquí poco se escucha, accedí. Me atrapó con sus variadas e interesantes anécdotas. Me veía con mirada llena de ese deseo que perturba, pero que no se atreve y, eso lo hacía más interesante. Estaba cumpliendo uno de mis propósitos. El interés crecía en mí por saber más de Jaime. ¿En dónde trabajas Jaime? –En un despacho de abogados de muy buen prestigio. El año entrante ya me Título de abogado.
         ¿Sabes?-Dijo él- me gustaría volver a verte, si es que no tienes algún compromiso- ¡Claro que sí! me has simpatizado – y tú me has gustado mucho Leticia. Entramos a bailar, ya eran las 4:30 A.M. Dame tu mano, no te me pierdas, vamos a caminar a la playa, quizá veamos el amanecer juntos en todo lo que esto implica. Salimos caminamos, nos sentamos en la arena nos besamos, y sin comprometernos a nada, sin palabras, nos entregamos al hermoso amanecer.