LETRAS CON ARTE

Ignacio López de Gauna      Título: Amor de otoño

Es de condición humana
condenar si no se entiende,
sobre todo el que proclama
estar curado de espanto
pues ya nada le sorprende
tras haber vivido tanto.
Lo mismo que el suave arrullo
al bebé conduce al sueño
atonta al hombre su orgullo
y albergado en su experiencia
de la verdad se hace dueño
y no admite otra tendencia.
Es por eso bien frecuente
observar que alguien se queja
de perturbación de ambiente
y flagrante perversión,
si una madura pareja
se acaricia con pasión.
Y aunque se aleguen razones
aduciendo que los viejos
también sienten emociones,
se empecinan en juzgar
que frotarse los pellejos
ya está fuera de lugar.
A reflexionar no esperan
colmados de sobriedad
y la verdad adulteran
estableciendo el criterio
que el amor a cierta edad
no es un sentimiento serio.