LETRAS CON ARTE

Miguel Aguado Miguel      Título: Invierno


Sombra la alameda, siempre verde,
frescor de primavera de la vida
renace la existencia divertida,
la belleza al placer excita y muerde.

Los árboles dejaron caer hoja,
no dan sombra, tampoco las anhelan,
vientos huracanados, rachas hielan,
el tiempo veloz pasa y acongoja.

La frondosa arboleda ya sin sol
fríos soporta, heladas y nevadas
ramas del árbol quedan deshojadas,
portan los días fríos si control.

El invierno ha llegado. Fin etapas.
Los árboles no entregan más sus frutos,
despojados asoman prontos lutos.
Los viejos miran jóvenes chulapas.

El invierno llegó para persona,
recuerda los lugares que de mozo
por todo y nada su alma tuvo gozo,
héroes del momento su corona.

Su gozo maduró, causa la edad,
la importancia que daban do no había,
el valor de conducta y valentía
unidos acabaron con maldad.

El anciano perdió su resistencia,
Pero intacta conserva facultades,
Comprende lo que fue y es fruto edades,
Ser un viejo tolera con paciencia.

Los árboles levantan cansos al cielo
sus descarnados dedos; cese el frío,
tras los vientos el viejo caserío
se derrumba. sus piedras por el suelo.

Viejo en cama, la luz siempre prendida
las horas de la noche pasa en pena,
aburrido la noche trueca en hiena,
teme la muerte hurte su alma y vida.


Vida del viejo ¿Cuánto dan por ella?
La vida es propiedad propia y privada
su valor fija el viejo en la alborada:
con guiños de la aurora es vida bella.

Pasa el día feliz; siempre postrado,
excursiones vedadas por la edad;
pero surge un amigo, una amistad,
llega un rayo de luz. Esperanzado

El anciano a su vida o lo que queda
siente que huye, se escapa de sus manos,
ve la muerte esperando en altozanos;
gozará la amistad mientas no aceda.

Felicidad del día le compensa
tristezas de las noches, hora larga,
desvelado e inquieto, gracia amarga.
El alba servirá de recompensa.

El alba el horizonte quiebra y raya
Satisfecho contempla como aumenta
En la tierra la luz más se incrementa
Desde el monte desciende bella cuanto haya.

Pronto desciende al valle rosa aurora.
Del cuarto del anciano entra y se abrazan
Emocionados ambos se solazan.
Sale el sol. Ambos parten sin demora.

Desplomado su cuerpo cae en cama
Al ostensible ruido la enfermera
Ve al anciano la aurora lleva fuera
Ojos cierra con tintes de la dama.

En invierno se fue vida longeva,
No verá llegar nuevas primaveras
Jugará con benignas, mansas fieras
Satisfecho la aurora donde lleva

Los árboles florecen nuevamente
Niños y adultos viven vida nueva,
El viejo en cama pasa dura prueba
Resignado la muerte ha de aliciente