LETRAS CON ARTE

José Chamorro Lopez       Título: Dolores "La Parrala"

LA HISTORIA ES PARA EL RECUERDO
LA LEYENDA ES ALMA INCIERTA.
LA VERDAD HAY QUE ESTUDIARLA
Y EL ROMANCE ES DEL POETA.
--------------------------------

El cielo azul que observa
Moguer desde sus ventanas
lleva aires de canción
en una fresca mañana
donde el arte quiere ser
embrujo, pasión y hada
que hagan de trinidad
unidos en cuerpo y alma.

Y la magia con su fiel
señalando permanente
hacia el pueblo de Moguer
con su duende interruptor
da luz y forma a su cante
en un cuerpo de mujer.

Dadas las benditas aguas
que le humedecen su piel
ya está Dolores Parrales
introducida en la Fe.

Ya hay nombre y qpellidos
pero el embrujo, el misterio
no es calle de trazo largo
ni túnel para el secreto.
Y las ondas del murmullo
y el eco a lomos del viento
esparcen como una ráfaga
el que va ser su amuleto
y el nombre de la "PARRALA"
se eterniza en el flamenco.

El duende es un pellizco
caricias de Dios al aire
y el ¡ay¡ que le produce
es el comienzo del cante.
Es un vuelo de paloma
que palmea al iniciarse
y que luego se desliza
con esa elegancia y arte
que hace del sentimiento
un nudo de tempestades
donde la vida y la muerte
como el piar de las aves
desgarran su voz pidiendo
amor de mujer o madre.
Y se aúnan la ternura
el desprecio y el desaire
con la injusticia y el drama
con el valor y el coraje.

Nadie le puede negar
a la Parrala su arte.
Y nadie le puede borrar
su energía y su carácter
que llegaban a tener
dureza de diamante
cuando alguien pretendía
como mujer denigrarle.

La Parrala no tenía
"palo" que se resistiese.
Era profunda y sensible
Desgarradora y solemne.

SILVERIO sube al tablao
enmudecen las guitarras.
El silencio se hace dueño
del aire de aquella sal.
Solo se escuchan sus pasos
y el suspiro de una dama
que sabe que su maestro
tiene el cielo en su garganta
y ella quiere ser la sombra
que a la luz siempre acompaña.
Le mostraba a su persona
una enorme idolatría.
Si le faltara el maestro
de que libro aprendería.
No hay libro que enseñe el ritmo
Silverio le repetía.
"Con el flamenco se nace"
llora con arte en la cuna
quien luego domina el cante"

Se extiende y crece su fama
por el viejo continente.
Duende y pureza se aclaman
ante la voz imponente
de esta mujer, que alternaba
la belleza de su cante
con la que tenia su cuerpo
origen de tanto amante
de tantos perdidos besos
de traiciones y desaires
de risas y sufrimientos.

La historia de la Parrala
es una historia entrañable
sumergida en oleaje
de mentiras y verdades.

Sobre esta marea de gestos
de murmullos de comadres
de comentarios de hombres
fanfarrones y cobardes
camina toda una flota
de insultos y falsedades
que abren puerta a una leyenda
de fábulas y maldades
a un mito que no es historia
que no responde a verdades
pero que fue para el pueblo
ávido de novedades
como ese rayo nocturno
que brilla y luego derriba
cúpulas de catedrales,
que causan satisfacción
entre edificios vulgares.

La Parrala es bebedora
si no hay vino no habrá cante,
Sin sentimiento devora
sentimientos que le ofrecen.
Sus burlas cubren un ánima
de desenfreno y pasiones
de desengaño y venganza
que sufre algún inocente.

A Dolores le dan fama
de mujer "devora hombres"
pero en realidad es su alma
la que mas penas esconde.

Los hombres matan y mueren
por tan extrema belleza
y a Dolores la confunden
con desacierto y torpeza
Con Triniá la Parrala
que fue cantante y hermana
pero sin su sutileza.

Y ni acusación de amante
que dijo morir por ella,
ni las preguntas que un juez
le hizo ante tal querella
fueron dunas que pudieran
detener a las arenas
que aquel genio de los mares
llevó al mundo desde Huelva.

No le vio Huelva morir
Moguer quedó en el recuerdo
y Triana al despertar
oyó una voz de misterio
"Fernando ven a mi casa
eres mi amigo del alma
y a ti quiero dedicarte
la seguiriya gitana
que precederá a mi muerte
porque el lunes, óyelo bien
me habré ido para siempre.

Cumplió el tiempo la palabra
que la Parrala se dio
y un lunes entregó su vida
con desengaño y dolor
abandanada y sin fama
sin belleza y sin color.

Pero hasta el ultimo aliento
el arte le acompañó...
y también el sentimiento.

Amor amistad y arte
y la seguiriya gitana
le dieron fama a Moguer
con Dolores la Parrala.